lunes, 31 de agosto de 2009

Estudio sobre Montenegrinos en América del Sur (por Gordan Stojović)

Gordan Stojović



LA INMIGRACIÓN MONTENEGRINA EN ARGENTINA Y PAÍSES ALEDAÑOS






════════════════════════════════════════════════


· Ubicación histórica
· Colonias más importantes
· Cantidad, perfil, conciencia nacional y preservación
· Importancia de la vinculación institucional con el país de origen

═════════════════════════════════════════════════



Este breve estudio, nacido del trabajo de largos años, tiene como objetivo informar al público lector y experto interesados en nuestra emigración en América del Sur.
Lamentablemente, desde hace décadas en Montenegro el conocimiento sobre nuestra diáspora más lejana y más preservada (en el verdadero sentido de estas palabras), se encuentra muy por encima del nivel de especulación, conversaciones de cafés y raramente por vínculos familiares conservados. Con este texto he intentado dar todas las informaciones básicas que garantizarán al lector un nivel de conocimientos acerca de esta problemática, suficientes para su posterior trabajo y para comprender mejor la importancia de fortalecer y renovar los lazos con nuestra diáspora en América del Sur.



Gordan Stojović




Ubicación Histórica



La inmigración de montenegrinos en América del Sur se divide básicamente en cuatro corrientes migratorias:




1. Primera Corriente Migratoria




  • Los primeros montenegrinos, generalmente de las zonas costeras (Grbalj, Paštrovići, Boka, Krivošije, etc.) comenzaron a llegar a Argentina y a los países de América del Sur ya en los comienzos del siglo XIX. También hay algunos casos de inmigraciones anteriores. Estos primeros inmigrantes fueron en mayor parte marineros y comerciantes.
    A este período lo podemos denominar período de las llamadas emigraciones individuales, ya que principalmente se trata de individuos solos o pequeños grupos. A este período al mismo tiempo lo consideramos como primera corriente migratoria.



2. Segunda Corriente Migratoria



  • Los montenegrinos comienzan a llegar a Argentina en mayor número en los años ochenta del siglo XIX y en ese tiempo se establecen exclusivamente en Buenos Aires y sus zonas portuarias. Por aquel entonces se fundan también las primeras asociaciones, generalmente junto con inmigrantes de Dalmacia (Croacia) y de Eslovenia.
    La asociación más vieja que reunía a inmigrantes de Montenegro (entre otros), fue fundada en Buenos Aires en el año 1882 y llevaba el nombre de “Družtvo Slavjansko Uzajemne Pomoći” (Sociedad Eslava de Socorros Mutuos), la misma fue fundada principalmente por croatas y montenegrinos.(La inmigración sudeslava en toda América del Sur está compuesta principalmente por un 70% de Croatas, 15% de Eslovenos, 10% de Montenegrinos, y 5% de los restantes, entre ellos mayormente Macedonios, Bosníacos y Serbios).



  • Los Albaneses como grupo son interesantes, casi no existen excepto los albaneses del Sur de Italia, los llamados Arbreš, que desde su misma llegada en mayor parte se encuentran integrados a la Comunidad Italiana, que es también la más grande y numerosa de todas en Argentina (un Arbreš de todos modos cuida su identidad cultural).



  • La inmigración de montenegrinos en masa comienza en los primeros años del siglo XX principalmente desde Génova. Por ejemplo, en 1904 entran legalmente 800, e ilegalmente hasta dos veces esa cifra. Casi todos los que iban a Estados Unidos y no tenían pasaporte o no pasaban los controles médicos en Elis Island (isla frente a Nueva York que servía como base para el registro y recepción de los nuevos inmigrantes en Estados Unidos), como no registrados de diversas maneras iban a Argentina, que tenía importantes leyes de inmigración más liberales y un control de entrada al país significativamente peor.

  • Esta corriente migratoria, quizás la más grande, en la que se establecen en Argentina alrededor de 10.000 montenegrinos, termina a finales de la primera guerra mundial. En el curso de esta fase de inmigración, se conciben las colonias más grandes en Argentina: Dock Sud, Tandil, General Madariaga (estas tres se encuentran en la provincia de Buenos Aires, Dock Sud es también una vieja parte portuaria de Buenos Aires), Venado Tuerto (provincia de Santa Fe), y La Montenegrina (en la provincia del Chaco, al Norte del país). Además debemos mencionar también una pequeña colonia de alrededor de 50 familias en Antofagasta, Chile. Con la creación del nuevo país y la extinción del Reino de Montenegro termina la segunda fase de emigración.




3. Tercera Corriente Migratoria



  • Luego de 1918 comienzan a llegar a Argentina grupos de inmigrantes políticos de Montenegro, en mayor parte opositores a la unión, y el mismo Krsto Popović reside algunos años en Dock Sud y lucha por nuestras colonias con el objetivo de reforzar su movimiento. Rápidamente, al lado de los inmigrantes políticos que se esparcen no sólo por toda Argentina sino también hacia el Norte por otros países como Bolivia, Perú y Paraguay con temor a represalias, comienza a llegar el mayor número de inmigrantes por razones económicas, debido al deterioramiento de la situación económica. Éstos entran a las ya formadas colonias, y una pequeña parte queda en Buenos Aires.
    La tercera corriente migratoria continúa hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, aunque en el curso de la guerra hay raros casos de inmigraciones individuales a América del Sur, principalmente desde terceros países.




4. Cuarta Corriente Migratoria



  • Con el fin de la Segunda Guerra Mundial, llega a Argentina un significante grupo perteneciente al movimiento derrotado en la guerra y otros opositores ideológicos del sistema de la entonces Yugoslavia. Se calcula que se han establecido alrededor de 400 en Argentina, y alrededor de 200 en los demás países, especialmente en Perú, Venezuela, y un pequeño número en México y Brasil.


Perfil, conciencia nacional y preservación


De todas las corrientes migratorias mencionadas, los pertenecientes a la cuarta son los únicos de los cuales hoy en día hay vivos en un determinado número (de 20 a 30 aproximadamente). De la tercera corriente existen todavía algunas personas de mucha edad que viven en las colonias. Este dato es importante para comprender la estructura de los argentinos de origen montenegrino de hoy en día, ya que actualmente se habla casi solamente de descendientes de inmigrantes, de 2da, 3ra, 4ta e incluso 5ta generación, cuya conciencia nacional y conciencia sobre el origen depende más que nada de la educación familiar y de eventuales vínculos con la familia en Montenegro, los que en gran parte fueron interrumpidos en el tiempo de la Segunda Guerra Mundial.
La principal diferencia entre Argentina y Estados Unidos, que son dos países nacidos de manera similar, es no solo que los argentinos son grandes patriotas y amantes de su país sino que el sistema de los nuevos inmigrantes no fue creado de la misma manera en América que en Argentina. Los inmigrantes de alguna manera son una nación en proceso de formación y cada argentino dirá primero “yo soy argentino” pero después mencionará sí o sí su origen étnico. En Buenos Aires escucharán muy frecuentemente la broma que significativamente representa una especie de dualismo que existe entre los argentinos modernos: “cada argentino cuando mira hacia abajo, mira a su tierra, y cuando mira hacia arriba, no mira al cielo sino a Europa”. Éste es uno de los factores positivos que ayudaron a la preservación de la conciencia sobre el origen propio y pertenencia cultural de muchas pequeñas colectividades, como también de la montenegrina.
Por otro lado, tenemos una serie de factores negativos como son la influencia muy fuerte de la iglesia católica como dominante en el país, la gran mezcla con otros inmigrantes, leyes sobre la hispanización de nombres de los niños recién nacidos, la “yugoslavización” de varias décadas y en los últimos tiempos la fuerte influencia de algunas partes de la iglesia y de círculos diplomáticos de países vecinos, que reconocieron el potencial de nuestra diáspora en Argentina y muy agresivamente comenzaron una campaña de conversión de nuestra diáspora en suya.
La mayoría, alrededor del 60% de los descendientes de montenegrinos, son hoy en día de diferentes formas fieles de la Iglesia Católica, un muy pequeño número de ellos son practicantes, es decir, por inercia del sistema y según el contexto, eligen.
En Buenos Aires esto es así casi en un 90%, mientras que en las colonias entre la significante parte de descendientes de inmigrantes, la tradición ortodoxa se cuida en gran medida, especialmente en la Provincia del Chaco.

Tumba del pope ruso Alejandro Konovalenko


En cuanto al idioma, es hablado todavía por un muy pequeño número de personas, principalmente en las colonias. En toda Argentina el número de personas que todavía hablan y escriben el idioma de los ancestros no sobrepasa los 500.
Debo mencionar que la conciencia nacional se ha preservado sin tener que ver la pertenencia religiosa y éste es un demostrador muy significativo a través del cual se pueden analizar de diferentes maneras otros procesos históricos en Montenegro que nada tienen que ver con Argentina. También existe un importante número de descendientes de inmigrantes montenegrinos que son hoy en día clérigos de la Iglesia Católica en la Argentina, y muy claramente se declaran argentinos de origen montenegrino. También hay muchos de estos ejemplos en otros países de América Latina, quizás el más conocido por nuestro público es del retirado cardenal argentino Ognjenović.
La conclusión, hecha muy seriamente sobre la base de encuestas realizadas en las colonias durante los últimos 10 años, a partir de guías telefónicas y padrones electorales, comparados con datos del centro para migraciones de Buenos Aires y otras instituciones que se ocupan de la preservación de la migración en Argentina, es que en toda la Argentina viven algo más de 30000 descendientes de nuestros inmigrantes de todas las generaciones.
Además de Argentina, no se pueden omitir los países aledaños, donde nuestra inmigración no está organizada, excepto en Paraguay, donde existe una muy fuerte organización que reúne todas las familias importantes de nuestro origen, de gran prestigio en ese país.



"Slavjanska Sloga", panteón de los pioneros montenegrinos, croatas, y demás nacionalidades de la ex Yugoslavia en Asunción (Paraguay)


No existen datos precisos para los países aledaños, ni he podido por investigaciones hasta ahora dar un número de la cantidad, pero las cifras, desde la base de evaluaciones no seguras de contactos cara a cara, de guías telefónicas y de documentos de reemigración son de alrededor de 3000 en Uruguay, aproximadamente lo mismo en Chile, 1000 en Perú, 1000 en Bolivia, 500 en Paraguay, 3000 en Venezuela y un número desconocido pero importante de quienes se establecieron por Brasil, mayormente concentrados en la zona de Sâo Pablo.


Colonias



Argentina, que ocupa casi la misma superficie que Europa, con un número de habitantes casi idéntico al de la España de hace mucho tiempo, brindó buenas oportunidades para los nuevos inmigrantes. Los montenegrinos, como todos los demás inmigrantes, se esparcieron por todo el país, es posible encontrarlos en Los Andes, en el confín norte del país, como en la misma Tierra del Fuego. Los primeros que llegaron y anduvieron por el país en grupo, generalmente en grupos como tribus o hermandades, para el tiempo de la migración formaron 5 importantes colonias, de las cuales hoy existen 4.





Dock Sud


La Colonia en el famoso barrio de Dock Sud de Buenos Aires es la primera que fue fundada. En este lugar vivió el número más grande de nuestra gente, siendo que era una zona industrial y portuaria, y apenas llegados al nuevo continente fue el lugar donde más rápidamente se conseguía trabajo. Puede decirse que en ese tiempo la gran cantidad de montenegrinos logró en muy poco tiempo acostumbrarse y ubicarse en la vida activa de la creciente metrópolis argentina. La colonia era muy compacta y principalmente se concentraba en la Iglesia Rusa de la Santísima Trinidad, localizada en el barrio de San Telmo (quedó como tradición incluso hoy en día, que en cuanto fuera posible uno de los clérigos en esa iglesia fuera montenegrino de origen).
Lamentablemente, para el tiempo de la llegada de Perón al gobierno, ese barrio entonces avanzado, vive su marginalización económica, de modo que en un breve período la mayoría de los montenegrinos, como también los demás habitantes, se establecen en otras partes de la ciudad. Hacia los fines de los años treinta del siglo pasado esta colonia deja de existir en el sentido de organización, aunque hoy en día un importante número de descendientes de nuestros emigrantes vive en la zona de Dock Sud. La mayor parte, de aproximadamente 10.000 descendientes de montenegrinos que hoy en día viven en Buenos Aires, descienden de aquellos emigrantes que alguna vez vivieron en Dock Sud, y el resto son re-emigrantes de las colonias u otras ciudades que llegaron a la ciudad capital en busca de trabajo o educación. Es importante mencionar que el significado de la colonia en Dock Sud es que presentó los primeros comienzos de la clase ciudadana en nuestra diáspora, que en gran medida provenía de zonas rurales. Allí muchos montenegrinos que al principio eran trabajadores portuarios, con mucho trabajo y esfuerzo se transformaron en pequeños y medianos empresarios, y de esa forma colocaron las bases de una nueva clase ciudadana en nuestra diáspora, al mismo tiempo un proceso similar se desarrollaba en San Francisco (EEUU), pero como ya mencioné, las tendencias globales negativas y locales económicas, como la misma caída de Montenegro como país, las elites ciudadanas desarrolladas en la diáspora no disfrutaron del mismo período de prosperidad, que quizás en años habría servido para que nacieran nuevas ideas, movimientos y fuerzas en el mismo Montenegro.



General Madariaga



Se encuentra a aproximadamente 500 km al sur de la Ciudad de Buenos Aires, a 40 km de la ciudad de Pinamar, hoy en día la ciudad de veraneo más exclusiva de Argentina. La colonia se estableció a principios del siglo XX, y gracias a su carácter agropecuario (cría de ganado mayormente), existe hasta hoy en día con alrededor de 150 familias de nuestro origen, las cuales hoy viven allí, tanto en la ciudad como en el campo y los pueblos cercanos.
El actual intendente se llama Juan Knežević y también es de nuestro origen. En la misma ciudad existe un “dom” (hogar) que fue construido por nuestros emigrantes y está nombrado en honor al rey Petar II Petrović Njegoš (Pedro II Petrovich - Ñegosh). Aunque en éste se reúnen solamente montenegrinos, el dom y la comunidad local llevaron hasta no hace mucho tiempo la denominación de “Yugoslavo”.


Tandil



Tandil es la colonia más antigua en el interior de Argentina, establecida a principios del siglo XX. Los primeros montenegrinos que aquí llegaron trabajaban en canteras en los alrededores de la ciudad. Hoy en Tandil y alrededores viven alrededor de 100 familias de nuestro origen. La actual comunidad está muy mal organizada, pero todavía poseen el dom, que al igual que el de Madariaga, y por inercia, lleva la denominación de “Yugoslavo”, a pesar de que allí hace décadas se reúnen sólo montenegrinos.


Venado Tuerto



Venado Tuerto se encuentra en la provincia de Santa Fé. Estructuralmente la colonia es muy similar a la de Gral. Madariaga, viviendo en los alrededores en toda la región viven alrededor de 250 familias de nuestro origen, y los campos en los que viven generalmente están muy distanciados, a unos 50 km uno de otro. En la ciudad, los miembros de nuestra comunidad, guiados por Danilo Kilibarda, construyeron en 1980 la Iglesia del Santo Arcángel Miguel. Esta comunidad no está organizada, siendo que raramente es visitada por alguien. Un gran número de los descendientes de nuestros emigrantes viven por toda la provincia en la inmensa pampa, y mayormente están concentrados en la ciudad de Rosario.





La Montenegrina




La Montenegrina es la colonia más conocida y más grande, y puede decirse que es una verdadera Montenegro en pequeño.


Señal vial que muestra el camino hacia La Montenegrina.

Reconocimiento a los fundadores de La Montenegrina, en el Chaco.




Cuando hablamos de La Montenegrina, hay que mencionar que no es la única colonia nuestra en Chaco, aquí hay muchas más, pero es sin dudas la más importante y grande.






En su territorio se encuentra el gran club “Durmitor” y en Machagay, a 50km de La Montenegrina, se encuentra la Iglesia de San Nicolás. (Artículo sobre la Parroquia San Nicolás de Machagai: click AQUÍ)

Vista actual del club “Durmitor” Iglesia de San Nicolás


Interior de la Iglesia de San Nicolás
Dara Nikčević, cuidadora de la Iglesia de San Nicolás de Machagay (Chaco), Catalina Milović, escritora montenegrina de Argentina y Drago Mićunović, representante de la Asociación Montenegrina “Rey Nicolás I” de la ciudad de Roque Sáenz Peña y también candidato de las comunidades montenegrinas para cónsul honorario de la República de Montenegro para Chaco.





En toda la provincia, como así también en las provincias de alrededor, vive un gran número de descendientes de nuestros emigrantes, que llegan a la cifra de 10.000. El actual gobernador de la provincia, elegido en octubre de 2007, perteneciente al Frente para la Victoria kirchnerista, es descendiente de inmigrantes montenegrinos: Jorge Milton Capitanich Popovich.








Sugerencias para una relación más eficaz con la diáspora,


hechos, perspectivas.









Antes que todo, debo declarar que en Argentina se encuentra la última facción de nuestra vieja diáspora que no ha muerto, con la misma cantidad que en Estados Unidos, sólo que más aislado, peor integrado, más alejado y más pobre. Los montenegrinos en Argentina quedaron fuera de la fuerte influencia de décadas de asimilización, que casi en su totalidad absorbió, mediante organizaciones, nuestra vieja diáspora en Estados Unidos, Canadá, Australia, etc. Nuestra diáspora, gracias a ello está instrumentada y hoy hace una base logística, de propagandas y apoyos financieros a los intereses de países de los cuales no lleva origen, y más frecuentemente desde la renovación de la soberanía, en muchas situaciones trabaja abiertamente contra los intereses de Montenegro.


Hoy en día, estas mismas estructuras desean utilizar nuestra logística y red en América del Sur para sus intereses en el futuro, ya que nosotros no hacemos nada para su desarrollo, ni cuidamos, ni invertimos ningún esfuerzo o demostramos interés hacia nuestra diáspora.
Lo que finalmente es más triste y que muestra a la luz la relación actual del país hacia su diáspora en América del Sur y de alguna manera hacia toda nuestra diáspora, es el hecho de que desde que el último embajador de Serbia y Montenegro, el Sr. Ivan Saveljić, dejó Buenos Aires en Junio de 2006, Montenegro, es decir, sus órganos no dieron ni demostraron de ninguna manera cuidado o importancia hacia los numerosos descendientes de montenegrinos en América del Sur. En el período después del referendo ocurrió también una paradoja, debido a la no preparación y no poseso de conocimientos elementales sobre la situación de los órganos exteriores de Montenegro en ese tiempo. De tres cónsules honorarios de Serbia y Montenegro (descendientes de montenegrinos), dos se decidieron voluntariamente a convertirse en cónsules honorarios de la República Serbia, país cuya diáspora en total en Argentina es prácticamente insignificante. Para que la cosa sea aún más triste, al único cónsul honorario que fue fiel a Montenegro, ex cónsul honorario de Serbia y Montenegro en Rosario, y que renunció a su nuevo cargo, hasta hoy en día nadie ni siquiera le agradeció que permaneciera fiel a la tierra de la cual proviene.
Montenegro hasta hoy en día no ha nombrado a nadie, luego de casi dos años de las elecciones por la independencia, 30.000 personas de nuestro origen están abandonadas a su suerte, quieran o no quieran los demás.

Gordan Stojović en una cena con descendientes de montenegrinos en Buenos Aires

Ésta no es una advertencia voluntaria a las personas que verdaderamente se preguntan y que eligen en este país que deben poner en marcha medidas radicales, sino una motivación y atracción a aquellas personas que quieren hacer su trabajo por el bien de todos nosotros, es decir, de Montenegro en definitiva. No podemos dejar que nuestra red logística natural en América del Sur, que tiene todas las influencias en la vista global, que la influencia de políticos conocidos, como Danilo Kilibarda, Jorge Capitanich, Juan Garitota, Juan Knezevich y muchos otros sean utilizados por parte de cualquier otro.

El gobernador de Chaco en una entrevista con Juan Carlos Laković y Gordan Stojović
En cuestión sólo está la voluntad de la gente que prefiere que en los lugares donde se encuentran círculos incompetentes que no saben de su trabajo, vengan quienes saben y desean trabajar. Este premio para la sociedad sería inmenso.
Nuestra diáspora en Argentina y América del Sur es, en definitiva, la última isla en ese sentido y su cuidado, inversión en relaciones masivas y eternas con Montenegro puede dar repercusiones positivas en otros sitios del mundo y dar efecto como factor de motivación a aquellas personas que se encuentran al servicio de otros países que comiencen a acercarse a Montenegro. Tales ejemplos ya existen, y algo más los debe motivar. Y las reflexiones positivas sobre Montenegro, en ese sentido, también son inmensurables.


Original en montenegrino en la Biblioteca Digital de la Cultura Montenegrina


sábado, 1 de agosto de 2009

Progreso del Idioma Montenegrino


Montenegro incorpora dos nuevas letras en su idioma
para diferenciarlo del serbio.

Podgorica, 10 de julio - El idioma montenegrino ha obtenido su primera Ortografía Oficial, junto a su Diccionario Gramático, con 32 letras.

La nueva ortografía ha introducido dos letras cuyo uso se prohibió al incorporar a Montenegro al Reino de Serbia a principios del siglo XX: “Ś” y “Ź”, que desde siempre se han usado en el lenguaje popular local, pero que han sido consideradas como arcaísmos y no correctos para el uso escrito y literario por el idioma estándar serbio.

Así, el montenegrino continúa aceptando oficialmente dos alfabetos (azbukas), el cirílico –ćirilična azbuka-, con 32 monógrafos (cada fonema recibe un grafema) y el latino -latinična azbuka-, con 29 monógrafos y tres dígrafos (fonemas compuestos por dos grafemas: “dž”, “lj” y “nj”)

Los autores de las nuevas normas gramaticales alegan que ellos también, al igual que los serbios, aplican la regla "escribe como hablas, lee como está escrito" (“piši kao što zboriš, a čitaj kako je napisano”).


La Constitución de Montenegro de 2007 proclamó al Idioma Montenegrino como oficial del Estado, aunque están en uso oficial también el croata, el serbio, el bosnio y el albanés, es decir, de los diferentes pueblos que viven en este pequeño país balcánico. Anteriormente se consideraba que serbio y montenegrino eran un mismo idioma (el idioma serbio), con características locales de pronunciación en el territorio de Montenegro, llamando al habla de los montenegrinos “serbio ijekaviano”, lo que implicaba que la lengua de los montenegrinos era una variación del serbio.


En el 2008 comenzó el proceso de establecimiento de los estándares del montenegrino y sus normas como lengua particular, cuando el gobierno formó un cuerpo de expertos encargado de los asuntos lingüísticos, creando el “Consejo para la tipificación” del idioma oficial establecido en la Constitución, formado por 13 miembros. Las discrepancias internas surgieron pronto y no lograron compaginar una postura única.
El ministro de Educación y Ciencia, Sreten Škuletić, puso fin a ese dilema a comienzos de julio al poner su firma en la Ortografía Montenegrina hecha por una comisión de tres expertos de la filología eslava, Milenko Perović, profesor de la Universidad de Novi Sad (Serbia), Ljudmila Vasiljeva, profesora regular en la Universidad de Lviv (Ucrania) y Josip Silić, profesor emérito en la Universidad de Zagreb (Croacia).


Siguió una avalancha de críticas, entre otras porque esas personas no son de Montenegro y su presidente no es lingüista sino sociólogo.La oposición proserbia aseguró que la Ortografía es la muestra de la necesidad de las autoridades de aumentar la distinción de identidad entre los serbios y los montenegrinos, y calificaron las nuevas normas como "ridículas".


Los defensores del independentismo les responden con claridad que tan sólo se trata de la ortografía “más montenegrina posible" y que simplemente ha sido oficializado lo que ya existía, dándole al idioma el nombre de la nación que lo habla y no el de otra nación extranjera.


El la antigua Yugoslavia, la constitución establecía tres idiomas oficiales: el serbocroata, el esloveno y el macedonio, siendo el primero el más difundido y de uso corriente en Montenegro, como así también en Croacia, Bosnia y Hercegovina y Serbia. Al disgregarse Yugoslavia, cada una de sus ex repúblicas se avocó en poner sobre relieve sus características culturales propias, como así también reivindicar sus propios idiomas literarios, muy similares entre sí, que se encontraban englobados dentro del otrora serbocroata.

Montenegro es así el último país ex yugoslavo en darle a su idioma el nombre de su nación con carácter oficial, diferenciándolo de los demás idiomas eslavos de la región y finalizando la seguidilla de “nacimientos de idiomas” que de hecho, ya existían como idiomas particulares antes de la misma tipificación del serbocroata.

Con la implementación de la nueva gramática, entre otras palabras, serán nuevamente consideradas correctas đed y djed (abuelo), Śutra y sjutra (mañana), ćerati y tjerati (instar) como otras palabras montenegrinas susceptibles de iotización. Después de 150 años, quienes se veían obligados a decir "djevojka" (muchacha) para ser considerados cultos, podrán decir "đevojka".

Entre otras cosas, también cabe destacar que será puesto en primer lugar el uso que los montenegrinos hacen de la forma larga del verbo “biti” (ser – estar) frente a la forma corta, como por ejemplo: “jesam” frente a “sam” (soy o estoy), “nijesam” frente a “nisam” (no soy o no estoy). El serbocroata y el serbio admitían la forma larga sólo en casos en que se daba énfasis a las oraciones, considerándola exagerada en el habla cotidiana.


“Nosotros sabemos muy bien quiénes consideran que no
existe el idioma montenegrino: los mismos que consideran que no existen ni los montenegrinos ni el Estado
Montenegrino”
(Prof. Milenko Perović)










La canción cuenta sobre los últimos días de vida del Rey Nicolás, en sus días de nostalgia en el exilio, bendecía a su querida Montenegro.





En la primera placa dice textualmente, Elena, su hija en Italia:


"...disculpe Sr. Ministro
yo no hablo el idioma Serbio,
sino el Montenegrino
como me enseñó mi padre
el Rey Nicolás" .
Reina Elena.-


La segunda es un fragmento textual de lo pronunciado por el Rey Nicolás , en la Nochebuena de 1918-

"¡Montenegro es de los Montenegrinos!
como siempre lo fue y lo será.
Solamente los Montenegrinos y nadie
más que ellos decidirán libremente sobre sus
leyes y su futuro."