sábado, 1 de agosto de 2009

Progreso del Idioma Montenegrino


Montenegro incorpora dos nuevas letras en su idioma
para diferenciarlo del serbio.

Podgorica, 10 de julio - El idioma montenegrino ha obtenido su primera Ortografía Oficial, junto a su Diccionario Gramático, con 32 letras.

La nueva ortografía ha introducido dos letras cuyo uso se prohibió al incorporar a Montenegro al Reino de Serbia a principios del siglo XX: “Ś” y “Ź”, que desde siempre se han usado en el lenguaje popular local, pero que han sido consideradas como arcaísmos y no correctos para el uso escrito y literario por el idioma estándar serbio.

Así, el montenegrino continúa aceptando oficialmente dos alfabetos (azbukas), el cirílico –ćirilična azbuka-, con 32 monógrafos (cada fonema recibe un grafema) y el latino -latinična azbuka-, con 29 monógrafos y tres dígrafos (fonemas compuestos por dos grafemas: “dž”, “lj” y “nj”)

Los autores de las nuevas normas gramaticales alegan que ellos también, al igual que los serbios, aplican la regla "escribe como hablas, lee como está escrito" (“piši kao što zboriš, a čitaj kako je napisano”).


La Constitución de Montenegro de 2007 proclamó al Idioma Montenegrino como oficial del Estado, aunque están en uso oficial también el croata, el serbio, el bosnio y el albanés, es decir, de los diferentes pueblos que viven en este pequeño país balcánico. Anteriormente se consideraba que serbio y montenegrino eran un mismo idioma (el idioma serbio), con características locales de pronunciación en el territorio de Montenegro, llamando al habla de los montenegrinos “serbio ijekaviano”, lo que implicaba que la lengua de los montenegrinos era una variación del serbio.


En el 2008 comenzó el proceso de establecimiento de los estándares del montenegrino y sus normas como lengua particular, cuando el gobierno formó un cuerpo de expertos encargado de los asuntos lingüísticos, creando el “Consejo para la tipificación” del idioma oficial establecido en la Constitución, formado por 13 miembros. Las discrepancias internas surgieron pronto y no lograron compaginar una postura única.
El ministro de Educación y Ciencia, Sreten Škuletić, puso fin a ese dilema a comienzos de julio al poner su firma en la Ortografía Montenegrina hecha por una comisión de tres expertos de la filología eslava, Milenko Perović, profesor de la Universidad de Novi Sad (Serbia), Ljudmila Vasiljeva, profesora regular en la Universidad de Lviv (Ucrania) y Josip Silić, profesor emérito en la Universidad de Zagreb (Croacia).


Siguió una avalancha de críticas, entre otras porque esas personas no son de Montenegro y su presidente no es lingüista sino sociólogo.La oposición proserbia aseguró que la Ortografía es la muestra de la necesidad de las autoridades de aumentar la distinción de identidad entre los serbios y los montenegrinos, y calificaron las nuevas normas como "ridículas".


Los defensores del independentismo les responden con claridad que tan sólo se trata de la ortografía “más montenegrina posible" y que simplemente ha sido oficializado lo que ya existía, dándole al idioma el nombre de la nación que lo habla y no el de otra nación extranjera.


El la antigua Yugoslavia, la constitución establecía tres idiomas oficiales: el serbocroata, el esloveno y el macedonio, siendo el primero el más difundido y de uso corriente en Montenegro, como así también en Croacia, Bosnia y Hercegovina y Serbia. Al disgregarse Yugoslavia, cada una de sus ex repúblicas se avocó en poner sobre relieve sus características culturales propias, como así también reivindicar sus propios idiomas literarios, muy similares entre sí, que se encontraban englobados dentro del otrora serbocroata.

Montenegro es así el último país ex yugoslavo en darle a su idioma el nombre de su nación con carácter oficial, diferenciándolo de los demás idiomas eslavos de la región y finalizando la seguidilla de “nacimientos de idiomas” que de hecho, ya existían como idiomas particulares antes de la misma tipificación del serbocroata.

Con la implementación de la nueva gramática, entre otras palabras, serán nuevamente consideradas correctas đed y djed (abuelo), Śutra y sjutra (mañana), ćerati y tjerati (instar) como otras palabras montenegrinas susceptibles de iotización. Después de 150 años, quienes se veían obligados a decir "djevojka" (muchacha) para ser considerados cultos, podrán decir "đevojka".

Entre otras cosas, también cabe destacar que será puesto en primer lugar el uso que los montenegrinos hacen de la forma larga del verbo “biti” (ser – estar) frente a la forma corta, como por ejemplo: “jesam” frente a “sam” (soy o estoy), “nijesam” frente a “nisam” (no soy o no estoy). El serbocroata y el serbio admitían la forma larga sólo en casos en que se daba énfasis a las oraciones, considerándola exagerada en el habla cotidiana.


“Nosotros sabemos muy bien quiénes consideran que no
existe el idioma montenegrino: los mismos que consideran que no existen ni los montenegrinos ni el Estado
Montenegrino”
(Prof. Milenko Perović)










La canción cuenta sobre los últimos días de vida del Rey Nicolás, en sus días de nostalgia en el exilio, bendecía a su querida Montenegro.





En la primera placa dice textualmente, Elena, su hija en Italia:


"...disculpe Sr. Ministro
yo no hablo el idioma Serbio,
sino el Montenegrino
como me enseñó mi padre
el Rey Nicolás" .
Reina Elena.-


La segunda es un fragmento textual de lo pronunciado por el Rey Nicolás , en la Nochebuena de 1918-

"¡Montenegro es de los Montenegrinos!
como siempre lo fue y lo será.
Solamente los Montenegrinos y nadie
más que ellos decidirán libremente sobre sus
leyes y su futuro."