viernes, 5 de septiembre de 2008

Nikola Jovanovich relata su arribo a la Argentina en 1914

Esta conversación, mantenida entre Nikola Jovanović y sus familiares, fue grabada el 6 de Febrero de 1986 en la ciudad de Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires, República Argentina.



A continuación se expone sólo una parte de la misma, correspondiente a su llegada a Argentina:

EL DESEMBARCO EN ARGENTINA:

Marcelo: ¿Cuándo viniste a la Argentina?

Nikola: Ahora, el 29 de Marzo (de 1986), va a hacer 72 años. Si hubiera nacido entonces, ya sería viejo...Me acuerdo bien, sí, más o menos a las cuatro de la tarde desembarqué. En aquella época era fácil ingresar a este país.

Salí de Montenegro en Octubre de 1913, pero con destino a Norteamérica, no a Sudamérica. La Navidad la festejé en el viaje a Nueva York, viaje que demoró 30 días; era un barco mixto, de carga y pasajeros.

Estuve como quince días esperando en Migraciones de Nueva York, pero como habían cerrado inmigraciones no nos dejaron desembarcar y nos mandaron de vuelta a Europa al puerto de Trieste (Italia). El viaje de vuelta demoró 15 días, mira qué diferencia de un barco a otro, que en aquel tiempo era austrohúngaro.

La agencia era la culpable, porque no tendría que habernos admitido estando cerrado Migraciones en Nueva York. Cuando llegamos a Trieste salió una persona de la agencia naviera y nos dijo que el que quisiera ir a Brasil, Uruguay o Argentina con el mismo pasaje, podía hacerlo, ya ves, tres viajes con el mismo boleto; si no la agencia le devolvería el importe del pasaje. Muchos se volvieron a la casa, pero otros nos vinimos para acá. Anduve casi 6 meses entre viajes y Migraciones de un lado y otro.

Cuando llegué a la Argentina, al puerto de Buenos Aires, en Migraciones nos empezaron a pedir el pasaporte, que era la única palabra que yo entendía, porque es una palabra internacional; de lo demás, no entendía nada... ¡qué iba a entender! Los paisanos y amigos presentaban la Libreta de Enrolamiento y como acá no entendían lo que decía, pasaba como pasaporte y los dejaban desembarcar. Cuando me tocó a mí presenté lo único que tenía, una hoja de block escrita a máquina con mi nombre y apellido.

Marcelo: Vos no tenías Libreta de Enrolamiento porque eras menor de edad…

Nikola: Claro, yo tenía 16 años cuando salí de Montenegro, y el documento se entregaba después de los 18 años. Cuando me preguntaron por el pasaporte yo les mostré ese papel, y me dijeron: “¡Ah, no!, vaya para atrás”. Mientras tanto, yo estaba estudiando cómo salir de ahí para no volver a Europa otra vez, y me dije: “apenas venga la noche me tiraré al agua para salir nadando del barco... (se ríe)... y no volver atrás”

Cuando ya habían desembarcado casi todos, me volvieron a llamar y a pedir el pasaporte. Yo les contestaba en nuestro idioma que el único pasaporte que tenía era ese, y otra vez me mandaron para atrás, y me volví a repetir: “cuando venga la noche me tiro al agua; a Europa no me llevan de nuevo”.

Ya habían desembarcado todos. Me volvieron a llamar por tercera vez y a pedir el pasaporte, a lo que contesté una vez más que sólo tenía ese papel..... y bueh!, a lo último me dejaron pasar igual. Desembarqué... ¡qué contento estaba yo! (se ríe).











Marcelo: ¿Eran todos yugoslavos en el barco?

Nikola: No, no, austrohúngaros. En aquella época, 1914, era Imperio Austrohúngaro, antes de la Primer Guerra Mundial. La guerra empezó después de que yo llegué acá.

Marcelo: Pero se vería venir la guerra...

Nikola: Y sí, más o menos. Yo llegué acá el 29 de Marzo de 1914 y la guerra empezó en Agosto de ese año. Estuve aquí unos cuantos meses antes de la guerra.

Marcelo: ¿Viniste solo de Europa o te acompañó algún pariente?

Nikola: Vine con un primo hermano, pero luego él se fue a la Guerra Europea (Primer Guerra Mundial) como voluntario. Después se fue a Norteamérica y murió allá...

1 comentario:

Jorge Ramiro dijo...

Es interesante conocer la historia de vida de una personalidad como esta. Me gustaría poder conseguir Pasajes a Europa para disfrutar de conocer en persona su tierra natal