lunes, 1 de diciembre de 2008

Montenegrinos en Gral. Madariaga, Bs.As.


Entrevista a Basilio Janković, presidente de la Sociedad Montenegrina Njegoš de General Madariaga

Colonia de Montenegrinos de General Madariaga
Gral. Madariaga se encuentra a aproximadamente 500 km al sur de la Ciudad de Buenos Aires, a 40 km de la ciudad de Pinamar, hoy en día la ciudad de veraneo más exclusiva de Argentina. La colonia se estableció a principios del siglo XX, y gracias a su carácter agropecuario (cría de ganado mayormente), existe hasta hoy en día con alrededor de 150 familias de nuestro origen, las cuales hoy viven allí, tanto en la ciudad como en el campo y los pueblos cercanos. El actual intendente se llama Juan Knežević y es de origen montenegrino. En la misma ciudad existe un “dom” (hogar) que fue construido por nuestros emigrantes y está nombrado en honor al rey Petar II Petrović Njegoš (Pedro II Petrovich - Ñegosh).



Sede:

Av. Buenos Aires 2279
(7163) GENERAL MADARIAGA - Pcia. de Buenos Aires

lunes, 8 de septiembre de 2008

Neimar - Flota Argentina

El montenegrino Miloš Vukasović
se ganó un lugar en las enciclopedias del mundo.




Entre los expositores de su patria, en el Museo de Perast- Boka Kotorska, se recuerda y cuida con orgullo y honor, el nombre de Miloš Vukasović, relevante marino y patriota, nacido en 1842.
Se negó a navegar en flotas que portaran banderas de países invasores como Austro- Húngaras, y fue así que llegó al Plata, y decidió quedarse allí.
En la Argentina trabajó, y se lo reconoció como gran organizador y constructor de barcos. Antes que él, había llegado su primo Jovan Vukasović, luego, toda una pléyade de marinos bokeses, entre los que se encontraban Srđa y Đuro Rusović, quienes se radicaron en Buenos Aires.Tras ellos llegaron los capitanes Mato e Ilija Damjanović, Ljubo Sijerković, Đuro Pasković, Đuro Milković, Ljubo Gopčević, Milko Đurković, Nikola Crnogorčević,, Milo e Ilija Zloković, Spiro Perović, Luka Petković, Spiro Vukašović, Mica, Danilo y Gojko Četković.
A ellos les deben los bokeses, que en toda América Latina se conozca su lugar, a través de la honorable trayectoria de éstos hombres.
Ljubo Vidović, de Risan y Antonio Lučić , de Perast, se desempeñaron como capitanes de flotas uruguayas. También en distintos puntos del mundo lo hizo Petar Zambelić, de Lustić.
Miloš Vukasović fue un destacado constructor de barcos. Con sus planos y dirección fueron construidos: Minerva, Apolo, Eolo, Venus, y toda la flota Demosten y Pitágoras.
También cuatro buques de remolque. Los dos más lujosos que se construyeron con sus planos fueron: Dona Ida y Cruz de Malta.
También fue Cónsul Honorario de Montenegro y Rusia en Argentina y presidente de la Compañía Inglesa Aseguradora de Barcos.
A su lado llegaron a trabajar muchísimos compatriotas, quienes se quedaron en Argentina.
Falleció en 1909, suceso que fue difundido por los diarios más importantes de la época, La Nación y La Prensa.
Jovan Vukasović, también conocido marino, comenzó teniendo una flota de tres barcos, que hacían el recorrido: Bahía Blanca, Patagonia, Punta Arenas. Continuó con la empresa su yerno, el croata Miguel Mihanović.
El Loyd Bahía Blanca, fue fundado en 1909, por los hermanos Krsto i Srđa Rusović, quienes también llegaron de Boka Kotorska, y el hermano de ellos Lesi, aunque no era marino, se encargaba de los negocios en Buenos Aires.

(Del libro Emigrantes Montenegrinos )

domingo, 7 de septiembre de 2008

Reliquia Ortodoxa en la Provincia del Chaco

Parroquia "Sveti Nikola" en la localidad de Machagai



Documento elaborado colaborativamente
por: Archimandrita Padre Gorazd, Catalina Milovich,
Prof. Marta L. Iovanovich , en homenaje a sus fundadores



Parroquia Sveti Nikola
Inaugurada el 4 de Agosto de 1938
Machagai (3534) , Chaco, Argentina
Teléfono: 54-1-825-9973

Su construcción sigue las líneas del estilo bizantino, inicialmente proyectada con dos cúpulas bulbares y techo de 4 aguas.






El Archimandrita Padre Gozard realiza la siguiente descripción de la Parroquia:


“Sigue el modelo del típico estilo montenegrino, en el cual se puede visualizar claramente el ábside donde se encuentra el santurio pero visto desde el exterior de la capilla.

Si bien la arquitectura ortodoxa montenegrina tiene características particulares, está notablemente influenciada por el estilo latino-italiano de la
campana, siendo estas parroquias no muy distintas ´exteriormente´ a cierto estilo de capillas latinas de la campiña Italiana. Notándose la ausencia de domos (bóvedas semi-circulares típicas de cierta arquitectura bizantina griega, y ausencia plena de los cebollones de estilo moscovita, así como de cúpulas negras de estilo ucraniano.

La nave de San Nicolás de Machagai es moderadamente rectangular y cuenta con un ábside, que es donde se encuentra el santuario propiamente dicho, este ábiside de forma semi-circular no es tan evidente a simple vista desde el interior del templo porque el Iconostasio impide visualizarlo.

El ábside se puede reconocer porque está pintado de un color celeste medianamente intenso. La gran mayoría de las Parroquias Ortodoxas cuentan con un ábside, ya que en ese espacio se encuentra parte del Santuario, (que es donde se ofrece el Sacrificio Eucarístico) y dicho ábside se encuentra casi siempre mirando al Este, que es el lugar por donde asoma el sol, símbolo para los primeros cristianos de la Resurrección de Cristo. Es importante señalar, que esa es la razón por la que el sacerdote siempre pasa la mayor parte de la celebración de la Divina Liturgia mirando al Este y quedando de espaldas a los fieles. El significado de este gesto litúgico no debe entenderse como un desinterés por la feligresía, sino que el verdadero significado litúrgico es que al ser el Sacerdote quién preside la comunidad parroquial de cristianos, éste está encabezando la Asamblea hacia una peregrinación que va de este mundo al Cielo mismo, es por eso que también debe notarse, que todos los asistentes de la Liturgia, y no sólo el sacerdote miran hacia el Este.
La idea pues, en el Rito Bizantino, es que tanto el Sacerdote como el pueblo estén dirigiéndose, todos juntos al Creador, por eso todos miran hacia el mismo punto, sin distinción. El Sacerdote preside la Asamblea en primer lugar, quien guía una procesión hacia la Casa del Padre.

Se puede apreciar parte del mencionado ábside cuando se encuentran abiertas las Puertas Reales (puertas centrales del Iconostasio). También se puede ver, por este motivo, el Altar donde se celebra la Liturgia.

El techo de la Parroquia San Nicolás es de chapa, las mismas que las de su fundación en 1938; sin embargo, al estar pintadas de color rojo teja, hace pensar si se mira el techo sin atención, que efectivamente es de tejas.
La cúpula celeste en forma de cebolla, es de típico estilo ruso moscovita. Tal como fue diseñada por su primer sacerdote, el Padre Alejandro Konovalenko, de Feliz Memoria, el cual era de nacionalidad rusa.
Al frente sigue teniendo las tres campanas al igual que en la época de su fundación. Estas tres campanas tienen un sistema que las hace sonar todas a distinto tiempo, logrando una fantástica melodía en sus tañidos.”




Escribe Catalina Milovich: “Hace muchos años se reunieron los montenegrinos en la casa de Jorge Popovich, para tratar el tema de la fundación de la Iglesia, y se distribuyeron las tareas , para lograr el fin.
Se eligió así la primera Comisión Pro – Iglesia.

Presidente: Minja Jovanovich
Vicepresidente: Esteban Pavichevich
Secretario: Blazo Roganovich
Tesorero: Esteban Jovanovich
Otros integrantes de la Comisión: Lázaro Nickevich, Marko Tatar y Milia Vulekovich.

El 4 de agosto de 1938, fue inaugurada la Iglesia, San Nicolás de Machagai (Sveti Nikola).
Cuando los montenegrinos iban a construir su iglesia, decidieron hacerlo en Machagai, localidad distante a 80 km de La Montenegrina, porque allí, también había un nutrido grupo de montenegrinos; ellos venían a las fiestas al Club Durmitor, y a los oficios religiosos, nosotros íbamos para allá.. Hace ya setenta años, los montenegrinos de Machagai se ocuparon de todo lo referente a la Iglesia, por su cercanía a ella.
Desde sus comienzos estuvo a cargo un sacerdote ruso, el Padre Konovalenko, muy querido por todos. Él murió entre nosotros y está sepultado en el predio de la iglesia.


Sacerdotes que lo sucedieron:
  • Padre Raikovich, montenegrino.

  • Padre Radoica Popovich, montenegrino.

  • Padre Mickicey, católico, con autorización expresa del Vaticano, que además, realizaba los oficios según rituales de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana.

  • En 1996 llega el Padre Slavica Lakich de la Iglesia Ortodoxa Serbia.

  • Padre Zoran Radoicich de la Iglesia Ortodoxa Serbia.

  • Actualmente, el Vladika Gorazd de la Iglesia Ortodoxa Montenegrina.



viernes, 5 de septiembre de 2008

Falleció el montenegrino más longevo


Dušan Stojović, el montenegrino que más años vivió

Dušan Stojoviċ, el hombre que vivió en tres siglos, falleció a los 108 años. Pertenecía al clan de los Bjelopavlići.
Nació en Montenegro el 22 de febrero de 1900, pero en un reportaje que le fue realizado en un periódico un tiempo atrás, dijo que pudo haber sido antes, porque según lo que le contaron sus padres, lo anotaron cuando ya caminaba, pero esa fecha consta en su fe de bautismo.
Vivió rodeado del cariño y cuidado de su numerosa descendencia, y los que lo frecuentaban decían que no aparentaba más de 80 años, que ya sus piernas no le obedecían como él hubiera deseado, perdió la visión de un ojo en una operación de cataratas, pero igual lucía constantemente con carácter alegre, amigo de las bromas, y de una lucidez extraordinaria.
A las preguntas del periodista, respondió que sobre su cabeza pasaron todas las guerras del siglo XX, que conoció el encierro de las cárceles austrohúngaras e italianas y tuvo que realizar trabajos forzados durante 2 años. Además habló sobre los avatares de su vida, que no le fue fácil y a modo de charla, dijo que de todas maneras, es preferible ésta, que ya conoce, y no la otra que le espera y está por verse.
También contó que fallecieron tres de sus hermanos antes que él naciera. “En nuestra casa se instaló la tuberculosis”, dijo. Cuando aún era un niño falleció en la Guerra Balcánica su hermano Jakov.
Su padre Rade falleció a raíz de graves heridas en la cara que recibió en la guerra contra los turcos, que nunca sanaron y le producían tormentos terribles. Su madre Njegosava falleció cuando contaba muchísimos años en su haber.
Pero de todos, la ausencia de su esposa Stanka fue la más dolorosa.”Es muy triste para un hombre llegar a la vejez y no tener su compañera al lado”, dijo.
Dušan y Stanka tuvieron ocho hijos, todos tienen sus familias, uno de ellos, Tomás, vive en Chicago, Ana es soltera y se dedica a su cuidado.
Entre nietos y bisnietos suman cuarenta.
Su mayor deseo es que estuvieran todos juntos, pero están dispersos por el mundo, “pero lo más importante es que están bien y gozan de salud”, dijo.
A modo de despedida le dijo al periodista: “si este fuera el momento, diría, parto satisfecho y con el corazón lleno. Siempre pensé en ese momento, a mis hijos y nietos no les dejo nada más que mi honradez, nada de lo que los avergüence de mí.”
“Sabes hijo: todo lo que hiciste, lo que te esforzaste, lo que realizaste y los bienes materiales que conseguiste cuando llegan al final del camino, todo se desvanece ante dos palabras: bueno o malo.” Dichosos los que al realizar el balance de su vida, le da positivo lo bueno.





Traducción: Catalina Milovich .

Nikola Jovanovich relata su arribo a la Argentina en 1914

Esta conversación, mantenida entre Nikola Jovanović y sus familiares, fue grabada el 6 de Febrero de 1986 en la ciudad de Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires, República Argentina.



A continuación se expone sólo una parte de la misma, correspondiente a su llegada a Argentina:

EL DESEMBARCO EN ARGENTINA:

Marcelo: ¿Cuándo viniste a la Argentina?

Nikola: Ahora, el 29 de Marzo (de 1986), va a hacer 72 años. Si hubiera nacido entonces, ya sería viejo...Me acuerdo bien, sí, más o menos a las cuatro de la tarde desembarqué. En aquella época era fácil ingresar a este país.

Salí de Montenegro en Octubre de 1913, pero con destino a Norteamérica, no a Sudamérica. La Navidad la festejé en el viaje a Nueva York, viaje que demoró 30 días; era un barco mixto, de carga y pasajeros.

Estuve como quince días esperando en Migraciones de Nueva York, pero como habían cerrado inmigraciones no nos dejaron desembarcar y nos mandaron de vuelta a Europa al puerto de Trieste (Italia). El viaje de vuelta demoró 15 días, mira qué diferencia de un barco a otro, que en aquel tiempo era austrohúngaro.

La agencia era la culpable, porque no tendría que habernos admitido estando cerrado Migraciones en Nueva York. Cuando llegamos a Trieste salió una persona de la agencia naviera y nos dijo que el que quisiera ir a Brasil, Uruguay o Argentina con el mismo pasaje, podía hacerlo, ya ves, tres viajes con el mismo boleto; si no la agencia le devolvería el importe del pasaje. Muchos se volvieron a la casa, pero otros nos vinimos para acá. Anduve casi 6 meses entre viajes y Migraciones de un lado y otro.

Cuando llegué a la Argentina, al puerto de Buenos Aires, en Migraciones nos empezaron a pedir el pasaporte, que era la única palabra que yo entendía, porque es una palabra internacional; de lo demás, no entendía nada... ¡qué iba a entender! Los paisanos y amigos presentaban la Libreta de Enrolamiento y como acá no entendían lo que decía, pasaba como pasaporte y los dejaban desembarcar. Cuando me tocó a mí presenté lo único que tenía, una hoja de block escrita a máquina con mi nombre y apellido.

Marcelo: Vos no tenías Libreta de Enrolamiento porque eras menor de edad…

Nikola: Claro, yo tenía 16 años cuando salí de Montenegro, y el documento se entregaba después de los 18 años. Cuando me preguntaron por el pasaporte yo les mostré ese papel, y me dijeron: “¡Ah, no!, vaya para atrás”. Mientras tanto, yo estaba estudiando cómo salir de ahí para no volver a Europa otra vez, y me dije: “apenas venga la noche me tiraré al agua para salir nadando del barco... (se ríe)... y no volver atrás”

Cuando ya habían desembarcado casi todos, me volvieron a llamar y a pedir el pasaporte. Yo les contestaba en nuestro idioma que el único pasaporte que tenía era ese, y otra vez me mandaron para atrás, y me volví a repetir: “cuando venga la noche me tiro al agua; a Europa no me llevan de nuevo”.

Ya habían desembarcado todos. Me volvieron a llamar por tercera vez y a pedir el pasaporte, a lo que contesté una vez más que sólo tenía ese papel..... y bueh!, a lo último me dejaron pasar igual. Desembarqué... ¡qué contento estaba yo! (se ríe).











Marcelo: ¿Eran todos yugoslavos en el barco?

Nikola: No, no, austrohúngaros. En aquella época, 1914, era Imperio Austrohúngaro, antes de la Primer Guerra Mundial. La guerra empezó después de que yo llegué acá.

Marcelo: Pero se vería venir la guerra...

Nikola: Y sí, más o menos. Yo llegué acá el 29 de Marzo de 1914 y la guerra empezó en Agosto de ese año. Estuve aquí unos cuantos meses antes de la guerra.

Marcelo: ¿Viniste solo de Europa o te acompañó algún pariente?

Nikola: Vine con un primo hermano, pero luego él se fue a la Guerra Europea (Primer Guerra Mundial) como voluntario. Después se fue a Norteamérica y murió allá...